Nuestro estudio nace en el año 2007 como l’Embruix, franquicia en Cerdanyola del Vallés del famoso estudio de Barcelona con el mismo nombre. Con la emancipación total en el 2011, donde pasó a llamarse definitivamente ANSKAR.

   Anskar era uno de los anilladores más veteranos y carismáticos de dicho estudio de Barcelona. Cuenta con más de 20 años de profesión a sus espaldas, varios títulos sanitarios y un compromiso muy serio y responsable con esta profesión.

   Nos tomamos muy en serio nuestro trabajo, ya sea el tattoo o el piercing. Tenemos un trato muy afable y familiar como en los pequeños negocios, sin dejar de lado la elegancia y responsabilidad de las grandes empresas.

   El tatuaje y el piercing son nuestro estilo de vida, lo que nos da de comer, por lo tanto somos conscientes de la magnitud que ello conlleva y lo tratamos con el respeto que se merece.

   Pero aún vamos más allá, ya que además de ser nuestro sustento, nuestro oficio es nuestra pasión. Vivimos por, para y gracias a ello. No sabríamos hacer otra cosa y cuidamos ese don que tenemos. Estamos agradecidos por poder ganarnos la vida con lo que nos gusta de verdad. Esa suerte hace que nuestra dedicación se vea reflejada en el trato y en cada uno de los trabajos que salen de nuestro local.